MICHELE PLATANO

Michele Platano. Il primo libro delle sonate di chittara spagnola

Reseña por Francisco Alfonso Valdivia

 

Michele Platano. Il primo libro delle sonate di chittara spagnola. 10 Sonaten für Barockgitarre / 10 Sonatas for Baroque Guitar (Milano 1671). Michael Freimuth & Rainer Luckhardt (eds.). Deutsche Lautengesellschaft, 2021.

44 páginas

 

Este libro consiste en una edición diplomática de las 10 sonatas para guitarra de cinco órdenes publicadas en Milán en 1671 por Michele Platano. No se trata, por tanto, del facsímil de la edición original –aunque se han incluido cuatro páginas del mismo– sino de la transcripción de la música en formato moderno, respetando las particularidades de la tablatura y corrigiendo tan sólo los errores más evidentes. 

Hasta el descubrimiento accidental de este libro por parte de Michael Freimuth en el fondo de manuscritos de los Archivos Estatales de Austria, el nombre de Michele Platano era totalmente desconocido para los especialistas en la guitarra barroca. Por tanto, los únicos datos que hasta el momento se conocen sobre él son los que figuran en su libro. Platano aparece retratado al estilo de Corbetta o Granata, dentro de una orla y rodeado de instrumentos. Según la frase inscrita en la orla, “Michele Platanvs Mediolanensis Ann. XX”, era de Milán y tenía 20 años cuando se le retrató. El autor confirma esto último al prologar su libro, donde afirma que éste es el fruto de sus pocos años, y anuncia que, si es bien recibido, sacará más adelante un libro dedicado al laúd. En los sonetos laudatorios impresos a continuación del retrato, Michele Platano es llamado “musico, e Maestro perfettissimo di Tiorba, Leuto, e Chittara” y “Sonatore Eccellente di Tiorba, Leuto, e Chittara”. Tal vez no pudo llegar a imprimir el libro de laúd prometido, o sí lo hizo y tal vez algún ejemplar duerme en alguna biblioteca a la espera de que alguien también lo despierte.

 

 

 

El interesante, aunque breve, ensayo de Michael Freimuth señala tan sólo tres de las concordancias anteriores, y apunta a que su presencia en dos manuscritos ibéricos podría estar relacionada con los dedicatarios españoles de bastantes piezas, que podrían haber propiciado la distribución del impreso en la Península

 

Il primo libro delle sonate di chittara spagnola contiene diez sonatas, dos de ellas en scordatura. Cada una de las sonatas comprende tres o cuatro piezas de distinto género, agrupadas en la misma tonalidad. La música es una continuación del estilo italiano de Corbetta o Granata, en estilo mixto y con abundantes campanelas. La buena factura de las composiciones deja en buen lugar a este libro entre los publicados por los mismos años, pero tal vez lo más llamativo sea la presencia de concordancias con dos manuscritos ibéricos. Concretamente, la Alemanda y el Brando en Si menor, que están incluidos también en el Libro de diferentes cifras, en la Biblioteca Nacional de España, mientras que la Corrente y la Sarabanda en Re menor, así como el Preludio en La menor, fueron copiadas en el manuscrito M 73/691/2 de la Biblioteca de Catalunya. Una tercera fuente de concordancias es el manuscrito A-Ms.4912 de la Accademia Santa Cecilia, en Roma, donde también están la Alemanda y la Sarabanda. El interesante, aunque breve, ensayo de Michael Freimuth señala tan sólo tres de las concordancias anteriores, y apunta a que su presencia en dos manuscritos ibéricos podría estar relacionada con los dedicatarios españoles de bastantes piezas, que podrían haber propiciado la distribución del impreso en la Península. Monica Hall ha identificado las restantes concordancias en su blog “Francesco Corbetta – The Best of All”, y ha señalado a la posibilidad de que estas obras concordantes fueran en realidad obras de Corbetta que Platano habría plagiado, en consonancia con el laxo concepto de la propiedad intelectual de la época. Frente a esta hipótesis se podría alegar la semejanza estilística que estas piezas comparten con el resto del libro. Quizá futuros descubrimientos permitan ampliar nuestro conocimiento acerca de este hasta ahora desconocido guitarrista.

En cuanto a su funcionalidad, en esta edición han primado los criterios interpretativos, es un libro pensado para el estudio y la interpretación. Y creemos que cumple con creces sus objetivos. La música de Platano es un feliz hallazgo y una buena aportación al repertorio guitarrístico. La edición está muy bien maquetada y la música se lee con facilidad. La encuadernación elegida no hace al libro lucir en la estantería, pero sí en el atril y, también, en el bolsillo. 


Francisco Alfonso Valdivia